sábado, 28 de março de 2009

Cumbia peruana

Cumbia peruana


La cumbia peruana es un género musical popular del Perú, producto de la fusión de la cumbia originaria de Colombia, el rock y ritmos nativos del Perú.

La cumbia peruana no es un género unificado desde el punto de vista del estilo. Posee muchas variantes, tanto geográficas como temporales y continuamente se va fusionando con otros géneros (como el huayno, la salsa, el merengue e incluso el bolero) y también se producen fusiones entre los distintos subgéneros que lo conforman.


Historia

Existen diferentes versiones acerca de sus orígenes. Recientemente ha sido materia de estudio e interés de algunas instituciones locales[1] e inclusive fuera del Perú. Así van apareciendo las primeras investigaciones e incluso han comenzado a realizarse homenajes y antologías.[2]



Década de 1960: Llegada de la cumbia





Monumento a la cumbia (Magdalena - Colombia)

En Lima de comienzos de la década de 1950 la inmigración andina había alcanzado proporciones masivas. Dentro de este contexto se desarrolló un mercado interno urbano conformado por los inmigrantes andinos que permitió al huayno (su baile y canción más popular) llegar al éxito comercial en la capital.


Llegada la década de 1960, cuando el huayno comercial estaba en su punto máximo, ingresa al Perú la cumbia, un género musical que, de manera similar al huayno, se originó como expresión tradicional y campesina en la costa atlántica colombiana. Casi de inmediato ganó la aceptación popular a través de grupos como "Los Corraleros de Majagual", "Los Graduados", "Los Black Stars", "La Sonora Dinamita" o "Los Teen Agers", y se unió a los estilos musicales que la población urbana del Perú (afincada en la costa) ya disfrutaba: la rumba cubana, el merengue dominicano y el mambo de Pérez Prado.


Sin embargo, a diferencia de estos estilos, la cumbia también logró ingresar con fuerza en el interior del país, en las zonas rurales de la sierra y la selva.[3]


Fueron apareciendo los primeros grupos locales de cumbia, que en sus primeras grabaciones no buscaron innovar el estilo original; incluso se nombraba al estilo con el nombre compuesto de "cumbia colombiana". Eran grupos de todos los lugares del Perú, pero algunos de los más llamativos eran del valle del Mantaro, cerca a Huancayo. Es el caso del grupo "Los Demonios del Mantaro" de Carlos Baquerizo Castro, que tocaba la cumbia al estilo de los conjuntos colombianos. Su canción "La Chichera" se convirtió en uno de los primeros éxitos en cumbia a fines de 1965 y se le menciona frecuentemente como uno de los probables orígenes del término chicha aplicado al estilo andino de la cumbia peruana.


La exitosa sonoridad de Los Demonios del Mantaro, basada en el saxo, clarinete, güiro, armónica (rondín) y batería, inspiró a diversas orquestas nacionales como "Los Compadres del Ande" y "Los Ases de Huarochirí", pero también a otras internacionales. Muestra de ello es que, en 1966, Discos Fuentes incluyó una versión de La Chichera interpretada por Los Golden Boys en la antología de los temas más importantes del año que solía realizar para navidad: Los 14 Cañonazos Bailables.



El nacimiento de un nuevo género





Enrique Delgado Montes

Aunque el éxito de Carlos Baquerizo Castro "peruanizó" la cumbia por primera vez, aún no había definido su rumbo. Fue Enrique Delgado con su grupo Los Destellos (fundado en Lima en 1966) el que dió un sello definitivo a la cumbia peruana al crear un nuevo sonido con la fusión de estilos musicales diferentes en origen pero similares en cadencia y con el uso de un instrumento hasta entonces propio del rock: la guitarra eléctrica. Su experiencia musical, iniciada a temprana edad, incluyó la música vernacular andina (junto Pastorita Huaracina), la música criolla (con Luis Abanto Morales y Jesús Vásquez), la ranchera, música cubana y el rock (de la Nueva Ola), lo que le permitió e instó a explorar y crear diversas formas de hacer cumbia, anticipándose así a la variedad e estilos que la cumbia peruana exhibiría en los años subsiguientes.[4]


Para la conformación del grupo convocó a músicos de diferentes vertientes musicales: Fernando Quiroz (ex integrante de la banda rockera Los Zany's), Humberto "Tito" Caycho (intérprete y compositor inclinado al criollismo) y Carlos Ramírez (percusionista tropical). El primer sencillo y el long Play que editaron en el año 1968 marcan un hito en la música peruana al introducir un nuevo género al conjugar el ritmo tropical y la velocidad del rock con los punteos criollos y las melodías sincopadas andinas con el vital descaro amazónico. Canciones como "Qué chola tan rica", "La Charapita", "El Avispón" y "La Ardillita" firman la partida de nacimiento de la cumbia peruana. Luego vinieron muchos otros temas importantes, como "Elsa" que los hizo reconocidos internacionalmente.


A Enrique Delgado se le atribuye ser quien concibió por primera vez al género de manera formal. Sus contribuciones en favor de la identificación de la cumbia peruana como nuevo género y su influencia sobre los nuevos grupos que surgieron tiempo después hicieron que sea reconocido como el padre de la cumbia peruana.[5] [6]



Década de 1970: La época de Oro


A inicios de la década de 1970 y junto al éxito de Los Destellos van surgiendo, desde las diferentes regiones del Perú, nuevas agrupaciones que continúan la formación de la cumbia peruana. Los temas grabados por estos grupos, en su mayoría eran de corte instrumental o poseían poca letra, aunque esto cambiaría a mediados de la década.


A pesar de la popularidad y presencia de la cumbia ejecutada en provincias (como la cumbia amazónica), fue una época en que imperó la cumbia costeña producida en Lima.



  • En Pucallpa, ciudad de la selva peruana, se conforma el grupo Juaneco y su Combo liderado por José Wong Paredes "Juaneco". Esta agrupación fusionó la cumbia con ritmos y raíces musicales del oriente peruano que, unidos al sonido del órgano eléctrico Farfisa tan común en agrupaciones de rock psicodélico de la época, creó un sonido característico y único que los hizo pioneros de la llamada cumbia amázonica. Para el año 1967 ya eran conocidos en la región oriental del Perú, pero es en el año 1970 cuando lanzan su primera grabación que conocieron el éxito a nivel nacional.[7]


  • Berardo Hernández, nacido en Trujillo, forma Manzanita y su Conjunto, caracterízado por el uso del órgano eléctrico junto a la guitarra eléctrica y fue uno de los primeros en ponerle el toque andino a la cumbia al interpretar clásicos de la música folk peruana en ritmo de cumbia, como son los temas, "Virgenes del sol", "Valicha", "La Pampa y la Puna", etc. Su estilo particular hizo que sus grabaciones llegaran hasta México, donde su tema más famoso hasta hoy es "Vírgenes del Sol" introducida alrededor de 1975.


  • Los Diablos Rojos, de la mano de su director Marino Valencia Garay se caracterizaron por la influencia de los ritmos tropicales caribeños en su música. Canciones como "Malambo", "Rosita Bonita", "El Primer Beso", "Pedacito de mi Vida" y "Ojitos Hechiceros" fueron sus éxitos más sonados.


  • Los Pakines, fundado en el Rímac en el año 1972 por los hermanos Alejandro y José Torres Liza, hicieron famoso el "sonido elegante" de sus melodías instrumentales, producto del peculiar efecto de reverberación usado en su guitarra eléctrica primera. El clásico "Caramelo de Menta" y otras canciones como "Shaka Shaka", "Solitario" junto a la balada "Amor de Fantasía" fueron algunos de sus éxitos en aquella época.


La música de todos estos grupos era irradiada constantemente en los medios radiales capitalinos como Radio Unión, Radio Atalaya, Radio Libertad, Radio Central y Radio Excelsior. En el año 1974 se crea "Radio Oriente" desde el centro de Lima, la primera en difundir la cumbia peruana a lo largo del día.


La primera locutora de la cumbia peruana fue Edith Delgado, hermana menor de Enrique Delgado, imponiendo un estilo diferente de locución al tradicional, emitiendo los anuncios y propaganda de bailes con voz alta y rápida, acentuando la animación.


La calidad de las producciones musicales mejoraba debido a la competencia de muchísimas agrupaciones existentes en esta década, Las mismas que imponían calidad y nuevos sonidos acentuando el uso de la guitarra eléctrica. Sus grabaciones eran tratadas de manera profesional por empresas discográficas que impulsaron la producción de cumbia peruana, entre ellas: Sono Radio, Industrias fonográficas El Virrey, Industria Fonográfica peruana S.A., Industrias Eléctricas y Musicales Peruanas S.A., Discos Horóscopo, entre otras.


La extensión de la cumbia peruana hacia el extranjero en esta década es muy acotada; sólo se llegó a los países vecinos. Pero la música se siguió difundiendo mediante covers que realizaban grupos colombianos. Así por ejemplo, llega a México el tema "Cumbia de los pajaritos" la versión colombiana de la agrupación Afrosound del tema "Danza de los Mirlos" de Los Mirlos aún antes que éstos mediante Discos Peerless, bajo licencia de Discos Fuentes.



Década de 1980: La Chicha


Artículo principal: Chicha (música)

Durante las tres décadas que transcurrieron desde los años cincuenta el Perú, especialmente Lima, experimentó cambios sociales fundamentales. Las barriadas que aparecieron como invasiones masivas ilegales masivas de familias inmigrantes se desarrollaron como vecindarios prósperos de las clases trabajadoras. Los descendientes de los primeros migrantes del interior se asentaron definitivamente en la ciudad y lograron legalizar su presencia. Y la cumbia fue el sonido que los acompañó y el que les permitió identificarse desde un inicio con la nueva realidad urbana.


En el año 1975 en los programas de la radiodifusora de cumbia se promocionaban a los grupos Chacalon y la Nueva Crema, Grupo Guinda, Los Ecos, Los Ilusionistas como única emisora, posteriormente aparecieron otras radios como "Radio Inca", "Vamiza" y "Radio Fiesta".


A finales de la década del 70, debido a este fenómeno socio-cultural, la vertiente andina de al cumbia peruana cobra mayor fuerza. Sus cultores comenzaron a tener protagonismo en los medios de comunicación y a dejar una huella cada vez más mestiza.[8] Las canciones bailables con fines bailables cederían su lugar a otras cargadas de letras proletarias, las guitarras eléctricas se harían más dulces y el canto tendría un evidente sabor andino. Fue el retorno del huayno en la forma de un marco melódico y un estilo dentro de los cuales se exponían patrones de la cumbia; un estilo conocido como música chicha.


Entre los muchos grupo que aparecieron en esta época, Los Shapis fue el conjunto de música chicha más celebrado de los ochenta, el primero que rompió récords de ventas y que tuvo impacto en los medios, apareciendo en periódicos y entrevistas televisivas, su éxito que les lleva a la fama fue el tema "Mi tallercito".


Otros grupos destacados de la época son: Grupo Celeste, Los Ecos, y Grupo Guinda, Los Walkers de Huánuco, Los Wankas, Cantaritos de Oro, Los Andinos, Pascualillo Coronado, Pintura Roja, Grupo Alegría, Grupo Melodía y Los Ovnis de Huánuco , así, también derivada de ésta tendencia, agrupaciones típicas de sonidos orquestales de aires de metal como Combo Palacio (Virtuosos de la Salsa), Manuel Mantilla y Orquesta entre otros comienzan a versionar música chicha en cumbia con aires de metal. Muchas de éstas agrupaciones tuvieron proyección internacional moderada hacia el norte y sur del continente, pero muy populares en países vecinos como Colombia, Bolivia,Ecuador, Chile, Argentina y Brasil.


A principios de ésta década surge una agrupación que introduce y consolida el estilo de cumbia colombiana con acordeón fusionada a las características guitarras eléctricas de la cumbia peruana, Alberto Maraví de Discos Infopesa forma al Cuarteto Continental que sería un hito en la introducción del concepto "cumbias pegaditas" en el país, éste estilo poco explorado por agrupaciones peruanas es consolidado por ésta agrupación combinando diversas tendencias de la Cumbia Colombiana, Cumbia Vallenata, Merengue, Charanga entre otros ritmos fusionados a los estilos de Chicha de la época y Cumbia Peruana del pasado en un solo estilo, el proyecto se vuelve exitoso por la incursión de los cantantes y músicos más afamados de otras agrupaciones como Claudio Morán y Julio Mau Orlandini entre muchísimos otros que se prestaron para realizar grabaciones en la agrupación, derivado de ello posteriormente se forman agrupaciones con estilos similares como, Cantaritos de Oro, Cuarteto Universal, Cuarteto Los Universales de Claudio Morán, Los Continentales, Sexteto Internacional, Cuarteto Amazónico, Choby y el Cuarteto Cumbiambero, Julio Mau y su Cuarteto Imbatible, Cuarteto Continente y Grupo Fantasma (éstas dos últimas agrupaciones formadas por iniciativa de México para grabaciones exclusivas en Discos Peerless de aquél país, nunca comercializadas en Perú), todas las agrupaciones formadas con exintegrantes de Cuarteto Continental (excepto Cantaritos de Oro).


Aunque si bien la mayor parte de las agrupaciones peruanas realizaron giras en países vecinos, pocas se aventuraron hasta el sur y norte del continente como fue el caso de Los Destellos, Grupo Fantasma[cita requerida], Los Mirlos, Grupo Guinda, etc. Pero la cumbia peruana seguía expandiéndose no de ésta forma si no por su repertorio y música que eran demandadas y regrabadas en diversos países por diferentes agrupaciones obteniendo diversas empresas de la industria peruana convenios con empresas de varios países del continente a las que otorga licencias, como las de Discos Fuentes con Rodolfo Aicardi y su Típica RA7 de Colombia, Discos Dark de Venezuela con Pastor López y de Discos Peerless en México el grupo Los Sonors, así mismo en éstas mismas empresas, localmente en dichos países, se producen LP o casetes con música con límite muchas veces de uno o dos temas peruanos, como el LP editado en México llamado "El disco del año" en su volumen VII, con el tema de "Huayayay" del Grupo Fantasma del Perú, o en Colombia con el Trio Huaricancha con su tema "La Roncona" en los LP de "14 Cañonazos Bailables". Sólo en algunos casos se imprimían LP experimentales completos de grupos de cumbia peruana como sucedió en Argentina con Los Continentales o en México con el Sexteto Internacional y su LP "Cargamento Tropical" para Discos Peerless.


Edith Delgado impulsa y da a conocer los afiches chicha de colores fosforescentes y vivos, la inspiración de los colores, fue derivado de la moda de la época que mostraba el uso de los colores fosforecentes en las ropas. Los afiches con éstas combinaciones de colores no sobrias, se mantiene hasta la actualidad.



Década de 1990: La Tecnocumbia


A finales de la década anterior y a principio de esta década, el Perú se encontraba en constantes cambios económicos y sociales que afectaron directamente a la industria discográfica. Así, gradualmente las empresas grabadoras fueron desapareciendo, debido en parte a la falta de liquidez y financiamiento para procesamiento de audio en medios ópticos, que ya habían sido asimilados en otros países del continente. La única disquera que se mantuvo y se mantiene hasta hoy es "Industrias Eléctricas y Musicales Peruanas S.A." (IEMPSA- Odeón Perú subsidiaria de la alemana Odeón), por lo que empezó la proliferación de productoras independientes con equipos de grabación limitados y de nombres menos sofisticados como "Ovnis Producciones", "Mary Music Producciones" y "Rosita producciones" entre otras, lo cual afectó la calidad final del producto, que muy raras veces pasaba por un tratamiento profesional, más aún porque las grabaciones eran realizadas de conciertos en vivo embebiendo saludos que mandaba el público presente. No obstante, la calidad musical de la cumbia peruana a pesar de estas limitantes se mantiene.[9]


Para las nuevas generaciones de peruanos, el momento cumbre de la cumbia en el Perú fue dado a fines de la década de 1990, con la aparición del subgénero de la cumbia mexicana llamada Tecnocumbia, que se fusionó a la cumbia peruana, con su variante argentina, además de mezclarse con ritmos brasileños en su variante selvática y con la música colombiana en su variante norteña. Esta variante tenía un carácter más juvenil y actual. Rossy War se perfiló como su mayor exponente y llegó a tener moderado éxito internacional. Otra agrupación exitosa de la época fue la "Banda Techno" de Beto Cuestas y Juan Mosto con su vocalista Claudio Morán que serían exitosos en México posteriormente, el mismo Claudio Morán graba diversos éxitos inéditos en el Perú, con Claudio Morán y su banda exclusivas para México ambos grabando para Discos Peerless al estilo tecnocumbia.


Así mismo, la cumbia se abre a más posibilidades y géneros, la fusión y la variedad prosigue y esta tendencia hacia la apertura es una de las características que más definirán al género.[10] [11] Así, se abandona el término "Chicha" para quedar el género definido como Cumbia peruana, quedando el término "Chicha" para representar los movimientos musicales anteriores a la década de 1990.


Se mostró la imposición de la tecnocumbia en los multitudinarios conciertos que se daban llenando coliseos de Lima y provincias, en la aparición de muchos clubs de fans en diversos lugares, en la internacionalización de grupos como Aguamarina, Armonía 10, Néctar, el Grupo 5 y las orquestas juveniles, entre otros, y por la llegada de grupos extranjeros de cumbia a hacer conciertos masivos, como los argentinos Ráfaga, Complot y La Cumbia o los bolivianos Los Rónisch, quienes llegaron incluso a cerrar con su espectáculo la edición del Festival de la Cerveza Cuzqueña del año 2000, siendo filmados por la prensa internacional, que miraba sorprendida cómo este grupo quizás desconocido en otras latitudes compartía escenario con grandes figuras de la música y hacía vibrar a los concurrentes con sus letras simples pero amenas y cargadas de sentimiento, a la vez que altamente bailables.


Quizás lo más saltante de este momento sea, sin embargo, el hecho de que la cumbia dejó de ser la música de una clase social o económica, o de un sector geográfico diferenciado, para pasar a ser el tipo de música dominante en las principales radios y canales de televisión (el canal musical limeño Uranio 15 organizaba conciertos y daba mayor importancia a la cumbia que a otros géneros entre el año 1998 y el 2002), mientras en las discotecas, las actuaciones de los colegios, las oficinas y todo tipo de lugar, gente de todos los niveles socioeconómicas escuchaban al menos algunas canciones de este tipo de música, se hacían concursos y prosperaban las disqueras.



El declive


A finales de la década de 1990, sobreviene el declive del género; las causas son diversas. Se habló en su momento de poca evolución por parte de las nuevas composiciones y canciones, y de cierta improvisación de grupos nuevos que bajaban la calidad del producto final y que saturaba el género, pero se habló además de un cariz político: la música había sido utilizada por el expresidente peruano Alberto Fujimori en sus diversas presentaciones como candidato a la reelección[12] y algunas de las estrellas más reconocidas se hallaban envueltas en acusaciones de diversos delitos relacionados a la corrupción.[13] Lo cierto es que la Cumbia se confinó finalmente a las zonas populares de la capital (los conos y el centro de Lima) y a las provincias, donde siguió siendo ampliamente dominante, llegando incluso a desplazar a la música tradicional y transformándose ella misma en la música popular y tradicional de dichos sectores, especialmente en el norte peruano (Piura y Lambayeque) y la selva (Loreto y Ucayali) y en donde sigue contando con un fuerte arraigo musical y surgen nuevos grupos continuamente.


Muchas agrupaciones peruanas que grababan para disqueras extranjeras habían desaparecido, disminuido su popularidad, habían sido descatalogadas de disqueras peruanas ó su interpretación se basaba en tendencias desactualizadas, y debido al declive interno de la industria fonográfica, el declive externo de la cumbia peruana fue aún más patente, México que comercializaba parte del material peruano exitoso de las dos décadas anteriores ante la falta de nuevas propuestas, centra su comercialización en material de cumbia mexicana y de Argentina, así como su preferencia de Salsa, el alto definito de comercialización de material peruano en Norteamérica fue en gran medida por la desaparición de Discos Peerless en 2002 que posteriomente fue absorbida por Warner Brothers music (Wea Latin) en 2005 cancelando toda comercialización posterior por completo de material peruano en aquella región.


Sean cuales fueran las causas del declive del género, lo cierto es que el gran apoyo mediático que tenía la Cumbia fue haciéndose más limitado hasta casi desaparecer por completo. Así, por ejemplo, programas televisivos "La Movida de los sábados" o "El Show de Koko Giles"", programas que se había convertido de cierta manera en referentes del género, dejan de trasmitirse.



Vuelta en escena


Hay tres razones fundamentales sobre las cuales la Cumbia peruana renace desde el año 2007.[14]


La primera, un trágico acontecimiento, que habría de devolver a la Cumbia peruana al centro de atención. Uno de los grupos más representativos de los últimos años de la década de 1990, encontró trágica muerte cumpliendo presentaciones en Argentina, se trató del grupo Néctar,[15] cuya muerte y posteriores exequias fueron ampliamente difundidos por los medios de comunicación en el Perú y que darían nuevamente el soporte mediático al género.


La segunda, una nueva generación de grupos musicales como Kaliente, o una renovación en grupos ya con varios años de existencia como Caribeños o el Grupo 5; lo cual generaría el impulso que se vive desde el año 2007 y sobre el cual la cumbia peruana toma lugar importante nuevamente en las preferencias musicales del público peruano.


La tercera, el genio creativo del compositor Estanis Mogollón, considerado por muchos "El padre de la Cumbia Romántica",[16] y que ganó el "Premio APDAYC 2007" como "Compositor del año".[17]


Dicho compositor ha escrito la mayoría de temas éxito sobre los cuales la Cumbia peruana vuelve a los escenarios y a las preferencias del público a nivel nacional, el piurano creador de los temas de cumbia más populares el año 2007, refiere que la mayoría de sus temas tienen como principal influencia la Balada y la Nueva Ola, interpretadas en versión de cumbia norteña, lo que ha dado origen a una nueva denominación: la cumbia romántica (que difiere de la homónima mexicana "Cumbia romántica" de la década de 1980). Temas representativos de lo anterior son "Motor y Motivo", "El embrujo", "Solo", etc



Presencia femenina


En la década de 1980 existen dos grandes antecendentes al respecto: La primera y más representativa fue la incursión Milagros Soto, conocida en el medio como Princesita Milly, dentro de la agrupación de Cumbia Andina Pintura Roja deAlejandro Zárate en 1984, la segunda, y también en la misma agrupación, la aún más joven cantante Sara Barreto conocida como Muñequita Sally, el fenómeno sería asimilado por otras agrupaciones de la misma empresa grabadora Discos Horóscopo como la agrupación Cuarteto Universal y su tema "La gata" con una intéprete femenina, y así más tarde otras agrupaciones como Los Walkers y Silvia Tarazona.


Salvo los antecedentes anteriormente descritos, la presencia femenina era muy escasa dentro de los grupos de chicha y de cumbia. Pero, hacia el año 1998, sucede un nuevo fenómeno; la irrupción masiva de la presencia femenina en la Cumbia peruana. Dicho fenómeno sumará a la popularidad del género en básicamente dos aspectos: el acercamiento a más público, como el juvenil, entre otros y el enriquecimiento en ritmos y en formas y pasos de baile, lo que permite una mayor difusión en discotecas y centros de baile a nivel nacional, y una mediatización más importante del género. Entonces, las agrupaciones femeninas de cumbia y las cantantes eran ampliamente invitadas a espacios radiales y televisivos, sumados al carisma natural de las representantes de este fenómeno, promoviendo el género a los más altos grados de popularidad, sumando a lo logrado por las grandes orquestas de Cumbia en ese momento. Entre las representantes de este apartado tenemos a Ada Chura, Agua Bella (y sus variaciones), Euforia, Ruth Karina, Rossy War, etc. estilo que ha trascendido hacia el Ecuador sobre agrupaciones como Tierra Canela, parte de ello estriba en los atuendos de las cantantes que son sugerentes.



Aportes al escenario internacional


El uso e introducción de la guitarra eléctrica en las grabaciones cumbia a nivel latinoamérica no es exclusivo del Perú pero fue introducida de manera casi paralela en las mismas épocas como en otras naciones como un instrumento musical innovador en la música mundial, esto es debido a que, la venta y uso de guitarras eléctricas derivadas del rock & roll comienza a difundirse a través de los grupos estadounidenses como Bill Halley, Elvis Presley, y más tarde de Inglaterra The Beatles y Rolling Stones derivados de la Ola inglesa de repercusión mundial.


Bajo éstas tendencias, de manera paralela en los países de escucha de cumbia, se introduce el intrumento por diversas agrupaciones, así por el auge de nombres de corte inglés surgen en Colombia agrupaciones cumbiamberas como Los Black Stars y Los Teenagers, utilizando en sus cumbias la guitarra eléctrica ásí como la agrupación Los Áses del Ritmo con "Cumbia de la vela" de Fernando Ortega en 1965 para Codiscos de Medellín.[18]


De manera paralela en Argentina, autores prolíficos como Chico Novarro integran también dentro de su dotación a éste instrumento aunque no como protagonista en la Cumbia argentina hacia 1968 para discos CBS.[19]


Mientras tanto, en México la primera grabación con éste instrumento embebido en la cumbia mexicana fue hacia el año de 1963[20] por Mike Laure cuando graba para Discos Musart y en 1968[21] reutilizada de nuevo por Xavier Passos y su cumbia norteña (tex-mex).


Así de manera paralela, una de las principales características por las que se reconoce musicalmente a la cumbia peruana es en especial, el uso de la guitarra eléctrica y efectos de fuzztone como parte esencial del ritmo, también el uso muy común del pedal Wah-wah, que se ha mantenido hasta la actualidad desde que fuera escuchada casi por primera vez en la agrupación Los Destellos de Enrique Delgado, y su tema "La ardillita" para Discos Odeón en 1968,[22] esto aún y cuando, las agrupaciones peruanas fusionaron posteriormente la cumbia peruana con las variantes cumbiamberas de otros países, el tipo de ejecución sobre la guitarra eléctrica es de un estilo ya definido por el folclore particular del país de utilizar tonos altos de requinto (solo de guitarra)y por lo regular consiste de al menos una guitarra y hasta incluso tres, éste tipo de composición en muy común en la mayoría de las agrupaciones peruanas con dos requintos (derivados de las arpas y guitarras ahuaynadas del Perú).


El fuzztone (deformación eléctrica del sonido de cuerdas) y el solo son muy característicos de la cumbia peruana, aun así, más tarde se integra un acompañamiento de compás rítmico retomado por agrupaciones peruanas de la década de 1980 derivado de la cumbia mexicana norteña de la década de 1970, ejemplificando lo anterior, en la parte inicial del tema "A tiempo" del "Imbatible Cuarteto y Julio Mau" se escucha el acompañamiento clásico de cumbia, aunque la mayoría de agrupaciones peruanas no utilizan ese tipo de acompañamiento, pero si se profundiza y acentúa el uso para requintos o solos como el alma de sus grabaciones.


La ejecución de la guitarra eléctrica en la cumbia peruana difiere de las hechas en México, Colombia y Argentina en el sentido de que la digitación sobre ése instrumento es distinta, mientras en los países mencionados los rasgueos sobre el instrumento son hacia abajo, los rasgueos en la guitarra de cumbia peruana son por lo regular rasgueos hacia arriba, o abajo o combinación de éstas dos técnicas, derivadas de la digitación hecha en el huayno y la música criolla.


Debido a que desde entonces las rítmicas y estilo en el uso de la guitarra eléctrica han seguido una pauta muy particular de estilo peruano siendo un instrumento protagonista mayoritariamente en las diversas variantes de la cumbia peruana, y a que se ha mantenido hasta la actualidad sin cambios como interpretación clásica, generalmente, de manera errónea se asume como sinónimo que las cumbias con guitarra eléctrica son exclusivamente peruanas.


La Cumbia peruana ha tenido especial repercusión en el resto del continente, y ha sido gran gestora de diversos éxitos de agrupaciones nacionales e internacionales, derivado del talento de compositores peruanos clásicos como Manuel Mantilla, Walter León, Tito Caycho, entre muchos otros aunado al talento particular interpretativo de los músicos peruanos. Así, hubo regrabaciones de temas peruanos en casi todos los países del continente, el venezolano Pastor López es de los mayores difusores del repertorio peruano, en particular de las obras de Edilberto Cuestas Chacón, también grupos como la Típica RA7 de Rodolfo Aicardi de Colombia regrabaron temas peruanos, extendiéndose ésta tendencia hacia sus países vecinos de Bolivia, Ecuador alcanzando a México país que ha regrabado mediante diversos grupos muchos temas peruanos exitosos, como Internacional Carro Show y Los Sonors y al Brasil con el tema boliviano de folclore "Llorando se fue" original de Los Kjarkas que fue adaptada en cumbia peruana por Sexteto Internacional de Julio César Mejía,[23] notas de acordeón que serían transportadas a un sintetizador que serían la base de la versión de grupo brasileño Kaoma "Lambada" tema de un filme del mismo nombre de popularidad mundial.


Así también, la cumbia villera, variante de la cumbia argentina, nace alrededor de 2001 con gran influencia y basada en la cumbia peruana y en parte de la mexicana, embebidas en el país como concepto de la "Movida tropical", reconociendo a Los Mirlos como su mentor.


La Cumbia Andina Mexicana, nace en parte por la incursión del tema "Adios Paloma" de Cuarteto Continental cuando el grupo Los Askis, iniciadores de ésta variante mexicana la regraban para Discos AFC, además de tener como base la influencia de la música de huayno y folclore de Bolivia básicamente, también toma del Perú parte de su repertorio y en algunos casos sonidos o emulaciones de versiones peruanas en cumbia de folclores bolivianos, así por ejemplo, el tema cover de la agrupación mexicana "Los Yes-Yes", "Negrita" es musicalizada como lo hiciera originalmente "Los Shapis", aunque su diferencia estriba que la agrupación peruana utiliza instrumentos electrónicos en el tema mientras que la mexicana instrumentos folclóricos, esto muestra el intercambio de folclore entre los países de escucha de cumbia.


En la década del 2000, se pueden resaltar los temas de Estanis Mogollón grabado por Eddie Herrera ("Cómo hago") tema de popularidad en el extranjero.



Variantes


En el Perú existen diversas variantes, siendo las más conocidas:



En los temas se caracteriza mucho por tocar asuntos del eterno dúo existencial: amor y desamor, y por tomar prestadas algunas canciones de los géneros folclóricos peruanos o grandes éxitos en baladas o en nueva ola y reinventarlas como cumbias, y por creaciones originales que toman influencias de muchos géneros en mayor o menor grado, las cuales tienen la tendencia de presentar una gran sensibilidad, romanticismo, nostalgia, tristeza e incluso ritmo y alegría.



Integración de influencias extranjeras en parte de la cumbia peruana


Si bien la cumbia proveniente de Colombia fue la base para su fusión con los ritmos peruanos, otros subgéneros y fusiones de la cumbia como la cumbia mexicana y la cumbia argentina se han integrado al repertorio y sonidos musicales de los grupos peruanos.


A comienzos de la década del año 2000, se hizo conocida en el Perú la variante Tex-mex proveniente de México, Texas y Centroamérica, la variante de los grupos bolivianos y de los grupos argentinos.


Con respecto a esto, en el pasado, grupos como Cuarteto Continental y Los Continentales habían integrado dentro de la fusión de la cumbia peruana, los sonidos y repertorios de la Cumbia argentina y la Cumbia mexicana regrabando temas como "La coloreteada" (una Cumbia norteña mexicana), "Trigo verde" (Cumbia del sureste de México), "setescientos setenta y siete días" de Argentina (Cumbia Santafesina) o "Cumbia bendita" de Chico Novarro, entre muchos otros temas, se habían ya amalgamado a los sonidos fusionados de lo que fue la cumbia peruana en las distintas épocas, pero, en años recientes, se ha vuelto más patente la influencia sobre todo en grupos provenientes del norte del Perú. Así, agrupaciones como el Grupo 5, Caña Brava, Caribeños de Guadalupe o Hermanos Yaipén retoman "Yo sin tu amor" un tema original de Grupo Límite y Alicia Villarreal, musicalizando casi a cabalidad estas sonorizaciones de cumbia mexicana con arreglos; Hermanos Yaipén hace lo propio con "Ojala que te mueras" tomado de un tema de corte norteño mexicano, otro ejemplo también es Caña Brava de Lucho Paz interpretando "Que levante la mano" original de Ángeles de Charly.


También la desaparecida primer integración del Grupo Néctar toma el repertorio de Cumbia mexicana romántica, Cumbia norteña mexicana, cumbia sonidera entre otras variantes, temas que se han vuelto muy populares, emulando los sonidos de las agrupaciones del país norteño con diversos temas como "Tu vives equivocada" de conjuntos musicales como Grupo Cañaveral (originalmente titulada "Echarme al olvido" grabada en Discos Orfeón) de mediados de la década de 1990; así también de Ángeles Azules, derivado de sonidos orquestales de metales de las antiguas agrupaciones de cumbia mexicana de la década de 1960 o en su caso de los electrónicos de tecnocumbia de la década de 1980, entre otros muchos ejemplos, mostrándose así el intercambio de folclore, estilos y repertorio entre estas tres naciones.



Grupos más destacados


Nenhum comentário:

Postar um comentário